Conociendo🌎

Se trata de una iglesia dedicada al papa San Clemente. Se construyó sobre la mansión del Emperador Tito Flavio Clemente

La Basílica de San Clemente está dedicada al Papa Clemente I. Es una iglesia muy importante ya que sirve como registro arqueológico de la historia de Roma desde los inicios del cristianismo hasta la edad media.

Historia

En el Siglo II el terreno donde hoy se ubica la iglesia se encontraban ocupados por una mansión romana, propiedad de Tito Flavio Clemente, uno de los primeros senadores romanos convertido al cristianismo. Esta mansión se usaba para reuniones secretas, ya que en esa época la religión cristiana estaba prohibida.

Más adelante se construyó allí un pequeño templo dedicado a Mitra, el dios solar de los persas, que se mantuvo como lugar de rituales de iniciación hasta fines del Siglo III.

Años más tarde se levantó una gran sala sobre la mansión, que al finalizar la persecución cristiana en el año 313, se convirtió en una basílica bajo la bendición del Papa Siricio.

Durante el año 1084 la iglesia sufrió grandes daños a causa de los saqueos producidos por los normandos. Esto hizo que quedara abandonada y sepultada cinco metros debajo del nivel de las calles. El Papa Pascual II ordenó la construcción de una nueva iglesia en el mismo terreno, que fue finalizada en 1108 y es la que conserva hasta nuestros días.

Recorriendo la basílica

Por fuera, la Basílica de San Clemente parece un templo más. Sin embargo, en su interior encontramos tesoros inimaginables.

La iglesia se encuentra ricamente decorada y sobresalen algunos mosaicos conservados desde el Siglo XII.

Atravesando la sacristía se puede llegar hasta la iglesia del Siglo IV, donde entre la oscuridad, la humedad y el frío, aún es posible ver gran parte de los frescos decorando las paredes además de fragmentos de mosaicos que cubrían el piso del templo.

Además de accesder a la antigua basílica, también se pueden recorrer las antiguas viviendas romanas construidas en ladrillo. Una de las habitaciones permite ver correr el agua que fluye a través de la Cloaca Máxima, el principal sistema de alcantarillado de la Roma antigua.

Un viaje al pasado

La Basílica de San Clemente es impresionante. Se puede recorrer las distintas construcciones que se levantaron en el mismo lugar durante los siglos anteriores. Recorrer los húmedos y laberínticos pasadizos es una interesante experiencia para conocer el pasado del templo.

¿Dónde está?

  • En Via Labicana 95

Horarios

  • Lunes a sábados: de 9 a 12:30 y de 15 a 18 horas
  • Domingos: de 12 a 18 horas

¿Cómo llegar?

  • Metro: Línea B en la estación Colosseo
  • Tranvía: Líneas 3 y 8 en la estación Labicana
  • Bus: Líneas 85, 87, 117, 186, 810 y 850

Precios

  • Acceso a la basílica: gratis
    • Acceso a las excavaciones: €10

      ¿Qué hay cerca?

      Ubicación en el mapa

      Si te gustó este contenido, compártelo en tus redes sociales:

       

      También puedes apoyarnos comprando un café para nuestros colaboradores 😍

      Todos los pagos son procesados de manera segura a través de PayPal