Conociendo🌎

Te preparamos un itinerario de dos días para descubrir lo mejor de Roma

Roma es un destino que requiere al menos 3 o 4 días para visitarlo. Sin embargo aquí preparamos un breve itinerario para ver lo mejor de Roma en un fin de semana.

Llegamos a Roma: Plazas y fuentes

Luego de llegar a la ciudad y dejar el equipaje en el hotel ya no nos queda mucho tiempo para visitar monumentos. Por ello daremos un paseo por el centro, conociendo sus calles, fuentes y plazas.

Primero tomamos el metro hasta Plaza de España: su famosa escalinata y el aire de la plaza son una excelente manera de iniciar la visita. Desde este momento seguimos a pie.

Tomamos la Via dei Condotti (una de las más importantes calles comerciales) hasta llegar a la Via del Corso y doblamos a la izquierda. Siguiendo por esta arteria nos cruzamos con la Piazza Colonna, donde veremos la Columna de Marco Aurelio. Dos cuadras más adelante, sobre la izquierda, tomamos la Via delle Muratte.

Unos pocos metros más adelante encontramos una imagen imborrable: la Fontana di Trevi. Un lugar excelente donde tomarse unos minutos y tirar una moneda a la fuente.

Volviendo hacia la Via delle Muratte cruzamos la Via del Corso y seguimos por la Via di Pietra. Caminando unos 5 minutos llegamos al Panteón, el edificio del Imperio Romano mejor conservado. Aprovechamos para descansar y tomar un cappuccino en las terrazas de la plaza.

Ya repuestos de la caminata dejamos la Piazza della Rotonda tomando la calle Salita de Crescenzi y siguiendo las indicaciones llegamos a la Plaza Navona, un lugar ideal para contemplar las 3 fuentes.

Tomando rumbo sur, donde está la Fontana del Moro, salimos y llegamos al Corso Vittorio Emanuele II. Recorremos la calle hacia la izquierda y nos cruzamos con el Área Sacra. Se trata de una excavación que llama mucho la atención cuando está iluminada.

Seguimos en el mismo sentido y veremos el Monumento a Víctor Manuel II, un edificio enorme construido en honor al primer rey de la Italia unificada. Si nos sobra un poco de tiempo nos acercamos y vemos la Plaza del Campidoglio.

Para este momento ya es algo tarde y estaremos bastante cansados del paseo, pero si nos queda un poco de fuerzas, luego de cenar recomendamos tomar una copa en el Campo dei Fiori, una de las plazas más vivas de la ciudad.

Día 1: El Vaticano

Si nuestro viaje es un fin de semana y queremos visitar los Museos Vaticanos, es recomendable visitar El Vaticano el sábado, porque los domingos los museos están cerrados (con excepción del último domingo de cada mes).

Lo ideal es madrugar y llegar al Vaticano a las 9 de la mañana para ahorrarnos las multitudes.

Para llegar al Vaticano tomamos el metro hasta la estación Ottaviano. Saliendo de la estación tomamos la calle con el mismo nombre hasta llegar a la Plaza de San Pedro.

La imagen es impresionante y maravilla. Haremos la fila para entrar en la Basílica de San Pedro, la iglesia más importante de la religión católica.

Subiendo a la cúpula obtendremos una magníficas vistas de Roma desde una altura de 136 metros. Aunque la subida es larga y agobiante, realmente vale la pena el esfuerzo.

Al bajar de la cúpula saldremos de la Plaza de San Pedro y seguiremos las indicaciones para llegar a los Museos Vaticanos. Si tenemos suerte no deberemos esperar mucho en la fila y entraremos casi directo. Podremos recorrerlos a nuestro antojo y tomarnos todo el tiempo que queramos, pero no debemos olvidar que al final del recorrido se encuentra la Capilla Sixtina, obra maestra de Miguel Ángel.

Luego de las visitas en el Vaticano tomaremos la Via della Conciliazione. Por esta calle llegamos al Castillo de Sant’Angelo y al puente homónimo, uno de los más bellos de Roma. Recomendamos visitar el interior del castillo.

Después de la opcional visita al castillo cruzamos el puente y seguimos las indicaciones que nos harán llegar sin problemas a la Plaza Navona y al Panteón, donde podremos ingresar.

Si todavía no se ha ocultado el sol podemos ir a dar un relajante paseo a la Villa Borghese. Si viajamos con niños, ellos quedarán encantados.

Al caer la noche recomendamos dar un paseo libre para sorprendernos con las maravillas que se esconden en cada punto de la ciudad. Para finalizar la jornada lo mejor es tomar algo en el Campo dei Fiori.

Día 2: Roma, la ciudad eterna

Para los amantes de la historia, lo mejor ha quedado para el último día. Hoy visitaremos el Foro Romano, el Palatino y el Coliseo. Tomaremos el metro hasta la estación Colosseo y al salir de la misma nos encontraremos con la gran maravilla de la Roma antigua: el Coliseo. En caso de ver una fila muy grande (más de 15 minutos) recomendamos ir primero a visitar el Foro Romano y el Monte Palatino. La entrada es combinada, y podremos volver más tarde al Coliseo sin tener que esperar.

Luego de estas visitas iremos a la Colina Capitolina por la parte norte del Foro. Al llegar a la Plaza del Campidoglio deberemos prestar atención para no perdernos la estatua de Rómulo y Remo, que se ubica antes de entrar a la plaza y es difícil de ver.

Luego bajamos por las escaleras de la plaza y tomamos la Via del Teatro Marcello hacia la izquierda. En casi 10 minutos llegamos a la iglesia Santa María in Cosmedin donde veremos la Boca de la Verdad.

Continuamos nuestro recorrido cruzando el río Tíber y llegamos a Trastevere. Un ambiente auténtico y excelentes restaurantes con muy buenos precios hacen de este barrio uno de los preferidos de los turistas. Ideal tomar un helado en la plaza de la Basílica de Santa María en Trastevere.

Si todavía nos quedan ganas y algo de tiempo antes de ir al aeropuerto, aprovecharemos visitar algunos lugares cercanos como las Termas de Caracalla o las ruinas del Circo Máximo.

¿Más de dos días?

Si se dispone de más días en Roma y ya completaste nuestra propuesta básica, te recomendamos visitar los museos o las catacumbas. Roma es una ciudad mágica con mucho para ofrecer para que no te aburras nunca!

Si te gustó este contenido, compártelo en tus redes sociales:

 

También puedes apoyarnos comprando un café para nuestros colaboradores 😍

Todos los pagos son procesados de manera segura a través de PayPal