Conociendo🌎

El período monárquico de Roma abarca desde la fundación de la ciudad en 753 a.C. hasta la implantación de la República en 509 a.C.

La tradición clásica indica que Roma se fundó en el 753 a.C. a orillas del Río Tíber. Esta fecha es la más aceptada, cualquiera fuese su denominación en esa época y si estaba organizada en forma de ciudad o era un conjunto de aldeas.

Diversos restos arqueológicos y la tradición confirman que la primer forma de organización política fue de tipo monárquico. En excavaciones realizadas en la Regia (casa donde habitaba el rey) del Foro Romano se halló un vaso de bucchero datado a mediados del Siglo VII a.C. con la inscripción Rex. También se encuentra la palabra regei inscrita en el Lapis Niger, cipo del Foro, que alberga una ley sagrada.

Asimismo se puede deducir la antigüedad de la monarquía a través de otras instituciones del Lacio, como la del rex nemorensis (rey del bosque), sacerdote encargado de los bosques consagrados a Diana desde el Siglo VI a.C. hasta la época del imperio.

La característica romana de conservar cualquier institución permite encontrar en la república al sacerdote-rey, rex sacrorum, como una pervivencia de la realeza pero con funciones únicamente religiosas.

La tradición indica que el primer rey fue Rómulo, hijo de Marte y rey en cierta manera mítica, el cual estructuró el primer ordenamiento político de la ciudad.

Su nombre, Rómulo, significa Romano.

El crecimiento de Roma

La historia cuenta que Rómulo, tras fundar la ciudad, buscó incrementar el número de sus súbditos de dos formas: abriendo un refugio sobre la colina del Capitolio, donde se instalaron comerciantes extranjeros y gente marginada de otras comunidades y raptando mujeres sabinas. Tito Tacio, rey del pueblo sabino de Curi, atacó Roma y tomó el Capitolio. Finalmente ambas aldeas se unieron y formaron una sola ciudad con dos reyes hasta la muerte de Tito Tacio.

Esta es la lista canónica de los siete reyes de Roma (ocho si se incluye a Tito Tacio): Rómulo, Numa Pompilio, Tulio Hostilio, Anco Marcio, Lucio Tarquinio Prisco, Servio Tulio y Tarquinio el Soberbio. Ningún historiador duda de la existencia de los últimos tres ya que la documentación arqueológica confirmó los textos de los antiguos historiadores y también por las características de estos tres monarcas, semejante a la de los tiranos griegos. Tampoco se conocen argumentos que indiquen que los primeros reyes sean falsos.

Algunos historiadores afirman que ya existía la lista de los reyes cuando los primeros historiadores romanos escribieron sobre los orígenes de Roma en el siglo III a.C.

Si te gustó este contenido, compártelo en tus redes sociales:

 

También puedes apoyarnos comprando un café para nuestros colaboradores 😍

Todos los pagos son procesados de manera segura a través de PayPal