Conociendo🌎

Un repaso por la convulsionada historia de Luxemburgo

La ciudad de Luxemburgo nace alrededor del año 963 con la construcción de un castillo sobre los vestigios de un antiguo castillum romano llamado Lucilinburhuc (Pequeño castillo). Esta nueva construcción era propiedad de Sigifredo I de Ardenne y en 965 fue protegido de inmediato con un primer muro.

En 1050 se construyó un nuevo muro exterior para proteger a la pequeña ciudad en crecimiento.

En 1096 Guillermo I usó por primera vez el titulo de Condado de Luxemburgo.

En 1244 la Duquesa Ermesinda I le otorga a la ciudad el derecho a la Libertad.

En 1320 bajo el reinado de Juan el Ciego se realizan nuevos trabajos de fortificación en la ciudad. Las obras concluyeron en 1398.

Bajo la regencia de Wenceslao I Luxemburgo de convierte en ducado en 1354.

La ciudad de Luxemburgo ingresó en la esfera de las grandes fortalezas europeas luego de ser conquistada por las tropas borgoñonas dirigidas por Felipe el Bueno. De esta manera de ganó el apodo de Gibraltar del Norte y fue asediada por las grandes potencias de la época.

En 1477 Luxemburgo, junto con todas las posesiones burgundias, pasa a mano de los Habsburgo austríacos.

Al morir Maximiliano de Austria y María de Borgoña, su nieto el Emperador Carlos V de Alemania y I de España hereda lo que hoy conocemos como Luxemburgo como parte de los territorios de los Países Bajos.

En 1542 tropas francesas al mando de Francisco I se adueñan del fuerte, que luego es reconquistado por el Imperio español en 1554.

El Emperador debe enfrentar varias revueltas religiosas como la luterana y la calvinista y envía como gobernador a Adriano de Utrecht, futuro Papa de Roma.

Luego del sitio de 1683-1684, las tropas francesas del marqués de Vauban reconquistaron la fortaleza.

Entre 1684 y 1688 Vauban hace construir fortificaciones de defensa.

Luego de la firma del tratado de Ryswick, la administración española retornó al lugar en 1698. Tres años más tarde es remplazada por la francesa.

Tras el tratado de Utrecht en 1713 los holandeses reemplazaron a los franceses durante dos años, antes que las tropas austríacas retomaran el control del ducado en 1715 para retenerlo durante ochenta años.

En 1795, luego de once meses de sitio y de bloqueo francés, la ciudad se rinde y se convierte en el Departamento de los Bosques, que sería incorporado a la República y más adelante al Imperio francés.

En 1815 tras el congreso de Viena, se reconoce la soberanía de Luxemburgo y su estatus es elevado al de Gran Ducado de Luxemburgo. Más tarde, después de la Crisis luxemburguesa, es declarado neutro en la conferencia de Londres en 1867.

Durante la Primera Guerra Mundial Luxemburgo fue ocupada por Alemania el 2 de agosto de 1914 a pesar de sus esfuerzos por permanecer neutral.

El 30 de agosto de 1944 Helmuth von Moltke trasladó su sede a la ciudad de Luxemburgo, cerca de sus ejércitos en Francia, como preparación para una rápida victoria. Pero la victoria nunca llegó y Luxemburgo acogió al alto mando alemán durante otros cuatro años.

Al final de la ocupación la ciudad de Luxemburgo fue el escenario de un intento comunista de revolución cuando el 9 de noviembre de 1918 los comunistas declararon una república socialista, que sólo duró un par de horas.

En 1921 los límites de la ciudad se ampliaron enormemente. Las comunas de Eich, Hamm, Hollerich y Rollingergrund se incorporaron a la ciudad de Luxemburgo, convirtiéndola en la ciudad más grande del país (posición que mantuvo hasta 1978).

En 1940 Alemania ocupó nuevamente Luxemburgo. Los nazis no permitirían que los luxemburgueses se autogobernasen, y paulatinamente integraron a Luxemburgo en el Tercer Reich, adjuntando informalmente la administración del país a una provincia alemana vecina.

La ciudad fue liberada el 10 de septiembre de 1944 y estuvo bajo bombardeo de largo alcance por cañones V-3 alemanes en diciembre de 1944 y enero de 1945.

Tras la guerra, Luxemburgo puso fin a su neutralidad y se convirtió en miembro fundador de varias instituciones intergubernamentales y supragubernamentales.

La ciudad no ha sufrido más invasiones desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

En 1952 la ciudad de Luxemburgo se convirtió en la sede de la Alta Autoridad de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero.

En 1967 la Alta Autoridad se fusionó con las comisiones de las demás instituciones europeas, aunque la ciudad de Luxemburgo dejó de ser la sede de la CECA, fue sede por algunos períodos parciales de sesiones del Parlamento Europeo hasta 1981.

Luxemburgo sigue siendo la sede de la secretaría del Parlamento Europeo, así como del Tribunal de Justicia, Tribunal de Cuentas y el Banco Europeo de Inversiones. Varios departamentos de la Comisión Europea también se basan en Luxemburgo.

Si te gustó este contenido, compártelo en tus redes sociales:

 

También puedes apoyarnos comprando un café para nuestros colaboradores 😍

Todos los pagos son procesados de manera segura a través de PayPal