Conociendo🌎

Aún se conserva cerca de la mitad de los 2 kilómetros de las murallas originales, especialmente los lados nortes y oeste

Las murallas de la ciudad son una secuencia de estructuras defensivas construidas alrededor del casco histórico de Southampton. Actualmente se mantienen en pie menos de la mitad de los muros originales.

Historia

Las primeras fortificaciones pertenecían a antiguos asentamientos romanos y anglosajones y estaban hechas con zanjas o muros de tierra.

Posteriormente se levantaron muros de piedra con el traslado de la ciudad al sitio actual en el siglo X. Esta nueva ciudad fue defendida por bancos, zanjas y la curva natural del río y la costa.

Los normandos construyeron un castillo en Southampton, pero no intentaron mejorar las defensas de la ciudad hasta principios del siglo XIII, cuando la creciente prosperidad de la ciudad como centro comercial y el conflicto con Francia alentaron la construcción de una serie de casas de entrada y muros de piedra en los lados norte y este del asentamiento.

En 1338 Southampton fue asediada por las fuerzas francesas. Las defensas de la ciudad resultaron inadecuadas, particularmente a lo largo de los muelles en el oeste y sur de la ciudad.

Eduardo III ordenó algunas mejoras inmediatas en las murallas de Southampton, pero no fue hasta la década de 1360 que comenzaron las obras.

En las siguientes décadas, la ciudad fue completamente rodeada por un muro de piedra de 2 kilómetros de extensión, con 29 torres y ocho puertas.

Con la llegada de las armas de pólvora entre 1360 y 1370, Southampton fue una de las primeras ciudades en Inglaterra en instalar la nueva tecnología en las fortificaciones existentes y en construir nuevas torres específicamente para albergar cañones.

Las murallas de la ciudad continuaron siendo una característica defensiva importante durante el siglo XV. Las casas de entrada a veces se usaban como importantes instalaciones cívicas, incluso como el palacio y la cárcel de la ciudad.

Desde finales del siglo XVII la importancia de la fortificación disminuyó constantemente y las paredes fueron demolidas o adaptadas lentamente para otros usos a lo largo de los siglos XVIII y XIX.

En los años de la posguerra, los muros fueron reconocidos como una característica histórica importante de Southampton. Los proyectos de conservación se han producido desde entonces y las paredes ahora se promueven como una atracción turística.

Arquitectura

Aún se conserva cerca de la mitad de los 2 kilómetros de las murallas originales, especialmente los lados nortes y oeste, junto 13 de las 29 torres defensivas y seis de las ocho puertas.

Las torres son una combinación de diseños circulares y cuadrados. Muchos muestran un diseño "abierto", similar a los construidos en el norte de Gales, que podrían aislarse del resto de las paredes mediante la eliminación de pequeños puentes de madera. En general, las murallas fueron pobremente construidas de forma un tanto caótica durante varios años.

Las puertas supervivientes son sofisticadas y están bien diseñadas, probablemente como resultado de su importancia cívica.

En la esquina sudeste de las paredes está la torre de la Casa de Dios. Fue uno de los primeros edificios urbanos que se construyeron para albergar artillería de pólvora. Fue construida junto a la Puerta de la Casa de Dios y tiene tres pisos de altura. Los puestos de combate diseñados para cañones de mano pueden verse en el exterior, y el techo fue diseñado para sostener cañones más grandes.

De los muros del este queda poco actualmente. En la esquina noreste aún permanecen varias torres en gran parte intactas, incluida la torre Polymond, una poderosa torre de tambor reconstruida en gran parte durante el período victoriano. Más al oeste está la Bargate.

En la esquina noroeste de los muros se encuentra la torre Arundel, otra gran torre de tambores que originalmente daba a un pequeño acantilado. Al sur se encuentra la torre Catchcold, diseñada para ser defendida con armas.

La Puerta Oeste aún tiene una altura de tres pisos y fue defendida originalmente por dos carcasas. Las ventanas en el lado oeste de la puerta conservan sus diseños medievales originales.

A lo largo del lado sur de los muros, una de las torres gemelas que protegen la Puerta Sur sigue en pie, casi intacta.

Si te gustó este contenido, compártelo en tus redes sociales:

 

También puedes apoyarnos comprando un café para nuestros colaboradores 😍

Todos los pagos son procesados de manera segura a través de PayPal